Con-Jose-Carreras-C-150Desde niñez, José Carreras ha cautivado al público con su voz y presencia teatral. Nació en 1946 en Barcelona, la capital de Cataluña, y una de las regiones más distinta de España. Cuando tenía cinco años, su familia emigró brevemente a Argentina con la esperanza de una vida más estable que España se ofreció durante el periodo turbulento después de la Guerra Civil. La búsqueda de la familia no tuvo éxito, y que ellos regresaron a Barcelona el año siguiente. Durante el viaje a España el niño animado cantó a los pasajeros a bordo del barco. Poco después de su regreso a Barcelona, su madre abrió una pequeña peluquería. Sus clientes se convirtieron en su nueva audiencia.

Cuando el joven e impresionable Carrera vio el tenor americano Mario Lanza en la película  El Gran Caruso, fue hechizada de la música y él comenzó a cantar arias del film. La Donna e Mobile fue una de sus favoritos. Si su familia se quejó de sus conciertos constantes, el impetuoso Carreras se encerró en el baño y continuó a cantar. Es una cosa buena que ha seguido practicar sin importar dónde se encontraba. Dos años más tarde a la edad de ocho años en su primera actuación pública, Carreras cantó La Donna e Mobile en la Radio Nacional de España.

José Carreras hizo su debut profesional en El retablo de Maese Pedro por Manuel de Falla cuando tenía once años, pero no pasó mucho tiempo en el escenario antes de que su voz comenzó a cambiar. En el momento en que cumplió dieciocho años, su voz había completado su metamorfosis sorprendente. El joven con la voz de soprano cristalina, se convirtió en un hombre con un registro de tenor—y una presencia fascinante en el escenario que rápidamente le hizo en una estrella internacional.

Durante los próximos diez años Carreras cantó el papel de tenor principal en 24 óperas diferentes. Actuó en toda Europa y América del Norte. Lofti Mansouri, director de la Ópera de San Francisco, lo describió como una "estrella de la ópera completa" debido a su sensibilidad, inteligencia, musicalidad y capacidad dramática-por no hablar de su voz magnífica.

Al pináculo de su carrera en 1987 a la edad de 41 años, Carreras se convirtió gravemente enfermo. Fue diagnosticado con leucemia, pero no permitió que la enfermedad derrotarlo. Así como su pasión por la ópera le hizo una estrella, su pasión por la vida lo convirtió en un superviviente.

Carreras se trasladó a Seattle, Washington donde pasó seis meses en aislamiento completo para el tratamiento. Recibió drogas experimentales, además de procedimientos dolorosos que extraido, limpió, y regresó médula ósea sana a su cuerpo. Después de diez meses Carreras hizo una recuperación completa, y tan pronto como estaba de vuelta en sus pies, volvió al escenario en el Gran Teatre del Liceu en Barcelona, dando un concierto emocionante donde su carrera ha comenzado casi cincuenta años antes.

"Cuando salí del hospital," dijo, "me sentí mucho en deuda a la ciencia y la sociedad que yo tenía que hacer algo." Con la misma pasión y dedicación que muestra en toda su carrera, puso su pensamiento en acción. En 1988 comenzó la Fundación Internacional José Carreras Contra Leucemia. Hoy en día su fundación proporciona millones de dólares anuales para estudios científicos y gestiona el registro de la médula ósea de España. Carreras continúa ser activo con el esfuerzo y realiza conciertos de caridad cada año para recaudar fondos para la organización.

A pesar de que se había recuperado de una enfermedad debilitante y comenzó una organización caritativa internacional, la carrera de José Carreras en la ópera estaba lejos de terminar, en realidad estaba a punto de recibir un impulso considerable. Los tenores Plácido Domingo y Luciano Pavarotti, junto con el productor italiano Mario Dradi se les ocurrieron una idea para un concierto extraordinario para dar la bienvenida a su colega al escenario y para recaudar fondos para su organización. El concierto de los “Tres Tenores” se celebró en 1990. Durante los próximos años los conciertos y las grabaciones de los Tres Tenores se convirtieron en un éxito comercial enorme.

Porque no podía satisfacer las exigentes demandas de los papeles que había llevado a cabo por más de 40 años, José Carreras se retiró del escenario de la ópera en 2009 cuando tenía 62 años. "Yo puedo hacer recitales de concierto y puedo adaptar el repertorio a mis necesidades," él dijo. Su fundación y su misión en la lucha contra la leucemia que servirá de orientación para el futuro. Carreras explica, "El día que deje de cantar, voy a dedicarme totalmente a eso.”

La vida de José Carreras puede ser descrito como parecido a los grandes papeles de ópera se ha presentado en su larga carrera en el escenario. En el primer acto encontró a su pasión por el canto y el rendimiento. El segundo acto trae la tragedia de una enfermedad potencialmente mortal, pero su tercer acto puede ser su mejor. En el acto tres José Carreras derrotas desafiante su enfermedad y se convierte en una estrella en un nuevo papel como un filántropo y humanitario.


Notice: Undefined variable: loadgallery in /home/classica/public_html/components/com_k2/templates/people/item.php on line 345